martes

Anto

Le gusta jugar con el pelo de las personas y adora que la abracen, pero no abrazar. En realidad no es que no le guste, solo que nunca siente que sea el momento para hacerlo o tal vez sea el miedo a la reacción del otro. Sí, aunque vos la veas como la seguridad personificada me atrevo a decirte que estás muy errado, es demasiado miedosa. Toma mate a la hora que se le canta y con el clima que sea, ella dice que se le volvió un vicio al igual que comerse la piel de los costados de la uña y hacer dibujitos mientras escucha música.
Me comento que la lluvia en verano, aparte de gustarle, es su completa relajación y más si es a la siesta y tiene un libro a mano; que las fotos viejas son su debilidad, también las espontáneas y por supuesto las sacadas por ella; que una juntada sin papas y Ades no es juntada. Me contó también que los domingos en el indio, acostada en el césped mirando el cielo, son perfectos, pero sin que ella me lo diga yo adivine que esa plaza le traía lindos recuerdos por como sonreía mientras hablaba.
Su intuición nunca falla. Dice que siempre adivina lo que se esta por venir y gracias a eso sabe donde abrir la puerta, saltar y quedarse esperando el otro tren. Es medio bruja, dice.
Tiene el corazón más grande que el océano Pacifico pero las personas solo conocen la tercera parte. No le gusta mostrarlo mucho, no vaya a ser que lo contaminen y después tenga que andar con desechos tóxicos en el pecho.
Me di cuenta que mientras te escucha también esta con la oreja puesta en lo que están hablando atrás, te hace creer que no te esta prestando atención pero se va a acordar de todo lo que dijiste. También percibí que mira a los ojos, siempre. Y que se ríe mucho.
No se juega por nada ni por nadie, “¿para qué lo voy a hacer si nadie se juega por mi?”, fue lo que me contesto así medio enojada y medio triste. Esta convencida que el día que lo haga va a terminar en el hospital con serias fracturas y arañazos en el corazón. Pero yo se que espera ese día como niño espera la navidad y que no le va a importar tanto el hospital ni los arañazos.
Aunque parezca que aspira a lo grande se conforma con muy poco… Un mimo, un mensaje cuando se despierta, una sonrisa, una felicitación de sus papás, un paso de danza bien hecho y que solo la escuchen sin juzgarla.
También me contó que odia madrugar y que la comida Light es el peor invento del hombre. Odia todo lo referido a números, cuentas y problemas. Dice también que no soporta lo meloso de un par de novios, pero ella y yo sabemos que es pura envidia nomás.
Es simpática, y la verdad que hasta yo me sorprendí de lo bien que me cayó. Cuando terminó la charla se levantó, dio media vuelta y se alejó despacito.
La última vez que la vi acababa de saltar de un tren y esperaba como siempre sentadita bajo el sol el siguiente, y por su mirada me di cuenta que esta vez tenia la pequeña esperanza de no tener que saltar nunca más.

3 comentarios:

Fleur dijo...

Mi lucía es como tu Anto, nos describimos desde una tercera persona y nos mostramos tan cual somos. Un gusto, realmente me encantó haberte leído. muy lindo blog :)

TiN Tapia dijo...

Yo estoy conociendo a Anto, y si..es más o menos como la percibí , también algunas cosas que también odio yo, y les gusta musicalmente algunas cosas como a mí, lo que no tolero es que no le guste Arjona ¬¬..
y que se cope con series o bandas como DON ADAMS
jjajaja

besos flaca:)

Anónimo dijo...

Antitooo :)
amo tu blooog :$..
amo todo lo q escribiss
posta q tenes mucho talento :)
espero q sigas asii
y tengas exito :)
cuando seas famosa acordate de mi
jaja nah q ver :$
TE AMOOOO!! ♥

PauMoya