miércoles

-Tanto tiempo.

-Demasiado.

-¿A cambiado algo por aquí desde que me fui?

-No, aún sigo queriéndote como antes. Creo que puedo llegar a decirte que un poco más talvez.

-Me alegra mucho saber eso.

Se acercó y la besó. Todavía le producía la misma sensación extraña en el estomago cada vez que sus labios tocaban los suyos; pensó ella. Todavía seguía sintiendo ese escalofrió que le recorría todo el cuerpo cada vez que le devolvía el beso; pensó el.

-¿Sabes? Te he echado de menos Harry.

-Yo también Alice. Todos los días.

-No te vayas nunca más.

-No lo haré, te lo prometo.

Un sonido demasiado familiar se percibió a lo lejos y los dos se miraron horrorizados. Ella lo tomo de la mano y corrieron por esa calle tan familiar, no iba a permitir que se lo lleve otra vez. Pero aquello fue más rápido que ellos y rápidamente se introdujo en e l oído de la chica.

Alice abrió los ojos, apagó el maldito despertador y descubrió, como todas las madrugadas, que se encontraba en aquella cama que hace ya un par de años le parecía demasiado grande para ella sola.

2 comentarios:

Luis dijo...

muy muy lindo...
bien escrito aparte


Buenas fotos también


saludos

Viviana dijo...

Hola! Me llamó mucho la atención tu post. Fijate en mi post "lugares comunes y frases hechas". Seremos tantas en situaciones similares? Saludos