miércoles

Cuando la vida pega, pega fuerte.

Vivo, desde que recuerdo, en una burbuja, en el aire, con la sonrisa a cuestas y creyendo tontamente que hay cosas que nunca me podrían pasar.

Perder un amigo fue una. Pero no perderlo por alguna peleíta de primer grado, si no perderlo. Como suena la palabra. P-E-R-D-E-R-L-O.

Que se me vaya lejos, demasiado lejos y saber que al otro día no me lo voy a cruzar y me va a contar con la mejor sonrisa que aprobó su primer parcial en la facultad, que esta feliz de haber comenzado la otra parte de su vida. Saber que en alguna de mis muestras futuras el ya no se va a dar el tiempo y va a ir a acompañarme en ese momento importante de mi vida.

Entender que no voy a volver a escuchar alguno de sus consejos y reírme de sus chistes es como si te tiraran, no un balde, si no un bidón de 5 litros de agua helada, de esa agua que te deja sin respiración por unos segundos apenas te roza la piel.

Y que lo único que podes hacer es llorar y volver a llorar, tal vez en una de esas putear a la nada, y llorar otra vez, hasta que llegue la calma y empiece el recuerdo.

Recordarlo así con esa sonrisa y esa alegría. Con ese sarcasmo único que me enojaba pero a su vez me hacia reír a carcajadas. Con esas ganas que tenia siempre de estar en todas. Con ese amor que daba tan incondicionalmente sin importar. Así recordarlo por el resto de los días. Así recordarte Nahue.




te amo amigo,

me dejaste con ganas de abrazarte fuerte.

3 comentarios:

Una fulana cualquiera dijo...

y la vidaa una vez mas tiene la cara de la verga_:/cosas que uno no puede entender ...
asi con los años vienen los primeros golpes
fuerzaa chee :( sabes que siempre estoy
tee amooo

Paula, la malvada dijo...

:(

PerroDinamita: dijo...

la pucha antito
que tristeza
que injusticia...

que mejores pequeña amiguita!
muhcos besos fotograficos para vos!