lunes

18.

En medio de libros viejos, una postal cualquiera, con una imagen cualquiera que atrás reza:


"Aunque el mundo cambie y vos con él, yo seguiré siendo el mismo.
Te amo.
Carlos."


Y ahí están, veinte años después, con el mundo que nunca paro de cambiar y quizás ellos también al final cambiaron, porque no les quedo otra.
Pero juntos. Siempre juntos.



A mis papás.
Y a su amor.
Que es el que quiero para mí.

1 comentario:

Susanita. dijo...

AIIIIIIIIIIIIII :( :( quiero quiero